Progreso y armonía con el hábitat

Por Luis Castelli

 

El verdadero progreso contempla la defensa de los valores que cada comunidad ha elaborado en armonía con su hábitat. Y es usual que surjan proyectos de infraestructura que ignoren o no guarden relación con la voluntad de la comunidad ni con el espacio que la rodea. Algo así parece ocurrir en el bello balneario de José Ignacio, en Uruguay. Uno de esos lugares donde se iba a descubrir estrellas y a contemplar la luna llena saliendo del océano. Allí los cambios no ocurren ruidosamente, sino de modo sorpresivo, silencioso, entre temporadas.

 

La bajada a la playa, por ejemplo, antes un camino angosto enarenado se transformó en pocos meses en una grotesca avenida de dos manos con estacionamiento para una gran cantidad autos y unos canteros de dudosa estética; casas grandilocuentes se construyen sobre los propios médanos, a escasos metros de la orilla, sin escrúpulos. Para acercarse al mar es normal hacerlo en cuatriciclos por encima de las dunas –incluso conducidos por menores–, y no faltan las luces venenosas o los reflectores que iluminan al cielo, un sector de la playa o el mar como si fuera un jardín privado. Se trata, por lo general, de propuestas ideadas por personas que no viven ni vivirán allí sino circunstancialmente, que aseguran que lo realizado se encuentra dentro de las posibilidades que da la ley. No están allí para fortalecer la emoción estética que el sitio genera. Son cambios -según entienden- que a menudo pueden exigir resignarse a perder algo indispensable. Es la creencia en el “mal necesario”, a la que se agrega algo particularmente destructivo: quienes tienen a su cargo la administración del lugar suelen percibir sólo las ventajas y no los riesgos de incentivar actividades o emprendimientos agresivos con el entorno. Parece la abolición de cualquier integración de los proyectos individuales en un programa colectivo.

 

Resulta doloroso que aquello que la comunidad valora y busca legítimamente proteger pueda desmantelarse mediante una decisión inadecuada. La belleza de esos espacios responde a la relación entre las características naturales y un conjunto de valores forjados a través del tiempo con el esfuerzo de muchas personas.

 

La ausencia de una planificación estratégica que permita establecer cómo quiere la comunidad crecer y disponer de su territorio es una de las causas de este tipo de situaciones. Herramientas como la planificación brindan el marco para el desarrollo de un territorio estableciendo las metas que guían la forma de conseguir el progreso buscado. Esas metas, discutidas de modo participativo con todos los sectores de la sociedad, permiten preservar el carácter del sitio y hace que los ciudadanos canalicen sus preocupaciones y sugerencias en forma inteligente a través de un proceso edificante, que fortalece la cultura cívica y, al mismo tiempo, limita la posibilidad de adoptar decisiones con fundamento en supuestas urgencias o políticas que pudieran impactar de manera irreversible en el carácter y los valores locales. Se trata del porvenir del lugar.

 

Lo cierto es que, aquella atmósfera de encanto parece transformada por modalidades de desarrollo o actividades que no contribuyen a fortificar sino a destruir el carácter del lugar. Subestimar problemas de esta naturaleza no es sino el resultado de un pensamiento que no sabe más que moverse por intereses puramente circunstanciales que pretenden sólo ganancias inmediatas.

 

El verdadero progreso no es sino aquel que contempla la defensa de los valores que cada comunidad ha elaborado en armonía con su hábitat y probablemente la única garantía para evitar el impacto de proyectos inadecuados es contar con una planificación adecuada y participativa que refleje esos valores de modo de no sucumbir a los intereses de unos pocos o a lealtades políticas coyunturales.

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA