Un virus previsible

Por Luis Castelli

 

El Mercado de Wuhan es mucho más que murciélagos hirviéndose vivos para preparar un plato de sopa. Se pueden observar cómo ejemplares de camellos, koalas, serpientes, escorpiones, ratas, ardillas, osos, cocodrilos, etc. son sacrificados y trozados, en el acto, para su venta a clientes que los emplean para alimentarse, usar sus pieles y/o elaborar medicinas tradicionales. Nada más observar esas escenas de crueldad hacia otros seres vivos para sentir rechazo por un consumo que una gran mayoría del pueblo chino evita. Y, por qué no decirlo, repulsión por esos caprichosos lujos inútiles que hacen pensar en la conducta humana como algo a menudo irracional y, sobre todo, indecente. Allí es el epicentro del contagio de la actual pandemia. Después, el virus viajó en las manos, en el aliento, en barco, en avión. Se extendió por toda Europa, por el mundo.

 

La mayoría de las pandemias tienen su origen en Asia o África, donde la población humana registró un cambio sin precedentes. Según el Banco Mundial, cerca de 200 millones de personas se mudaron del campo a áreas urbanas en el este de Asia durante la primera década del siglo XXI. Una migración de esa magnitud implica una urbanización en gran escala y resulta imposible sin afectar los ecosistemas, sin el reemplazo de hábitats naturales que exponen a las personas a zoonosis transmitidas por animales salvajes. Los virus zoonóticos (aquellos transmisibles de animales a humanos) han causado las epidemias más destructivas de la humanidad: VIH, ébola y SARS. Se trata de enfermedades que dieron el salto de la vida silvestre hacia las personas generando brotes y cobrándose millones de vidas humanas en todo el mundo. Por su parte, la industria de la medicina tradicional china, amparada en la antigua creencia en los poderes curativos de los animales, promete remedios para un sinnúmero de afecciones como la artritis, la epilepsia y la disfunción eréctil. Para elaborar esos dudosos medicamentos, utiliza y mezcla partes de especies silvestres.

 

Así como el cambio climático tiene un impacto global y conlleva una exigencia de reparación a los responsables, cristalizada hoy en el Acuerdo de París, la transmisión de una zoonosis emergente de un previsible e inadecuado tratamiento de la vida silvestre debería dar lugar a una solución similar. Se trata de un costo oculto de impacto planetario del desarrollo económico chino. ¿Cuál es la responsabilidad internacional de un Estado que desencadena una pandemia como la actual, por no impedir actos de particulares cuyo riesgo es conocido y por ocultar y desvirtuar la gravedad del brote?

 

Desconocemos si esta crisis impulsará un necesario cambio de hábitos, no solo en China, sino en toda la humanidad. Quizás el coronavirus nos esté revelando algo esencial: el reconocimiento holístico de que todos los ecosistemas de nuestro planeta —incluidos nosotros—, están profundamente entrelazados y que la sociedad debe funcionar de modo que su economía, la forma de hacer negocios, las infraestructuras y las tecnologías no interfieran con la habilidad inherente de la naturaleza de sostener la vida.

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA