Al natural

Dos proyectos que responden a la necesidad de generar cambios en las formas de producir y vivir. Ñangarpié y creBIOP son emprendimientos que promueven sistemas de vida y producción sustentables que buscan preservar la biodiversidad y los ecosistemas.

Por Ingeniera Agrónoma PhD Alda Rodríguez.

Comienzo estas líneas extendiendo una invitación. Y es a conocer Ñangapiré y creBIO, los emprendimientos que han nacido y crecido en el seno del Batoví Instituto Orgánico – BIO Uruguay. En la granja donde vivimos junto a mi pareja, y donde se desarrollan estos proyectos, fundé hace más de 17 años este instituto mediante el cual comencé a reconstruir un espacio de producción agroecológica y de vida natural.

 

Plantamos más de mil árboles nativos de flores y frutas y una de las señales del impacto positivo que estábamos generando fue cuando vimos el cambio en la cantidad de aves que visitaba el lugar. Producimos en huerta orgánica y nos hemos certificado agroecológicamente, tanto en la producción vegetal, como ganadera. Logramos sistemas de saneamientos naturales, baños secos y bioconstrucciones. Desarrollamos insumos de control biológico para ayudar en el control de plagas y elaboramos otros productos orgánicos como salsas y mermeladas caseras que ahora utilizamos en la cocina artesanal de nuestra posada llamada Ñangapiré.

 

Se trata de un proyecto de turismo ecológico, de pequeña escala, cuya identidad se crea desde la premisa de protección de la biodiversidad. Construimos una propuesta turística sustentable, respetuosa de la fauna y flora, que invita a conectar con la naturaleza de manera responsable. La granja de BIO Uruguay nos sirve de escenario ideal: los paisajes se vuelven plurisensoriales, los espacios naturales son laboratorio para la experimentación.

 

En nuestra posada otra vida se inventa y se vive: huerta orgánica, gastronomía artesanal, boutique ecológica, sistemas de reciclaje y tratamiento de residuos, saneamientos naturales, bioconstrucción, hornos ecológicos, arboretum nativo, avistamiento de aves, paseos a caballo, caminatas, senderos de interpretación agroecológica y alojamiento confortable, en un entorno natural y tranquilo.

 

En la granja de BIO Uruguay también lleva adelante su actividad el Centro de Reproducción de Entomopatógenos (creBIO), dedicado a la producción de insumos biológicos para el control de plagas, tanto de animales como en cultivos. Utiliza especies benéficas nativas, adaptadas a las condiciones bioclimáticas, que permiten restaurar los equilibrios naturales perdidos por los manejos con productos químicos de síntesis.

Es un verdadero placer que mis hijos también estén vinculados con los proyectos: Valentina y Natalia (con Ñangapiré) y Juan Pablo e Isabel Posada Rodríguez (con creBIO). Ambos emprendimientos ponen en valor la posibilidad de sensibilizar y provocar cambios en la sociedad, tanto en la forma de producir alimentos, como en la forma de vivir, entendiendo a la humanidad como parte del hogar Tierra. A través de ellos, se impacta en la vida de las personas, promoviendo la conexión con la naturaleza, fomentando formas de vida, producción y consumo que estén en armonía con la preservación de la biodiversidad.

 

 

Ñangapiré se encuentra en Ruta 31 km 211, Sauce de Zapará – Tacuarembó, Uruguay
Facebook: @biouruguay  @PosadadecampoNangapire
Instagram @crebio_  @nangapire_posadadecampo)
Whatsapp 098683940
www.biouruguayinternacional.com

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA