Alejandro Chaskelbierg: Volver a la Tierra

El fotógrafo argentino cuenta su mirada sobre el mundo con usos muy particulares de la luz y el color. En diálogo con SEA, reflexiona sobre las amenazas ambientales, especialmente luego de haber vivido (y registrado) en primera persona los incendios en la Comarca Andina de la Patagonia argentina.

Por Lucía Tornero.

 

Durante la cuarentena, te instalaste en la Patagonia. ¿Cómo fue esa experiencia?

 

Conocí a la Patagonia de chico, a los 12 años en un viaje, y me enamoró inmediatamente. Sus paisajes, su clima, los lagos, toda esa naturaleza tan imponente. A comienzos de 2020 estaba viajando y fotografiando en la meseta patagónica, cerca de Paso del Sapo, y ahí comenzó la cuarentena obligatoria. Decidí quedarme junto con mi hija, en una pequeña cabaña de madera en un bosque de cipreses, donde nos vinculamos íntimamente con la naturaleza y aprendimos un montón de cosas, desde identificar hongos, cosecharlos y cocinar, hasta cómo manejarse con los animales de la chacra y sobre todo, pasamos el duro invierno patagónico, que era una de las cosas pendientes que quería hacer.

 

Cuando se desataron los incendios en la Comarca Andina, registraste lo que pasó. ¿Cómo viviste ese momento?

 

Estaba en una casa en la zona de Rincón de Lobos, en el pueblo de El Hoyo, y tenía una vista panorámica hacia la zona norte donde comenzaron los incendios. Pude ver una gran columna de humo impresionante que se elevaba en el cielo y las llamaradas de fuego que alcanzaban varias decenas de metros de altura, e inclusive pude escuchar algunas explosiones de garrafas, autos y otros combustibles. Realmente la situación era terrorífica. Nunca había vivido un desastre natural en primera persona. Inmediatamente, e instintivamente, agarré la cámara y empecé a fotografiar desde esa casa y después me fui a un mirador para seguir y no dejé de hacerlo hasta que se apagó el fuego a la madrugada debido a las lluvias. Fui fotografiando con mucha adrenalina y temor porque era un fuego completamente inusual y que avanzaba muy rápido.

 

¿Qué reflexión te dejaron esos episodios?

 

Creo que poder darse cuenta de que el cambio climático es algo que está sucediendo, que es muy real. Me parece que hay algo que nadie puede ocultar y que es que todas las temperaturas máximas de este año superaron las medias históricas; que hay una sequía en Patagonia muy importante que comenzó en el verano y que se siguió extendiendo en el año. En todo el planeta están ocurriendo situaciones catastróficas debido al cambio en el clima. Lamentablemente, no veo una voluntad política ni social masiva para cambiar esto que es urgente. Creo que simplemente las campañas de reciclaje o cuidados paliativos no van a solucionar lo que tenemos que cambiar, que es para mí parar un poco la máquina de consumo y de producción y volver unos casilleros hacia atrás en esta expansión humana en la Tierra. Y tratar de volver un poco más hacia, justamente, la Tierra.

 

¿Qué buscás generar con tu fotografía?

 

He fotografiado diferentes historias, dramáticas o de personas que han vivido ese tipo de situaciones, y cada una de mis fotos apunta a trabajar con diferentes aspectos de la experiencia humana. Como lo he hecho en Japón sobre la recuperación de la memoria, o en África para documentar y mostrar comunidades que estaban sufriendo continuas sequías y viviendo en una pobreza absoluta pero, a la vez, tenían ganas de enamorarse, de salir lindos en las imágenes, y ser tratados como un igual. Y trato de hacer eso con mis imágenes.

 

Viviste en casas tiny o pequeñas varias veces. ¿Qué podés decir con respecto a vivir con poco?

 

La experiencia de vivir en casas pequeñas es fabulosa porque te das cuenta de que no se necesita mucho para poder vivir bien. Y confronto esa experiencia de no consumir casi nada, más que alimento, con lo que pasa cuando vuelvo a la ciudad que inmediatamente te atrapa esa actitud consumista y pareciera que uno necesita un montón de cosas que en realidad son innecesarias y que lo único que hacen es generar un ciclo vicioso donde uno necesita cada vez más, y necesita trabajar cada vez más para poder solventarlas. Y terminamos atrapados en vidas que no sé si realmente es lo que elegimos sino lo que podemos.

 

¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

 

Estoy trabajando en un libro sobre fuego en la Patagonia, que es la continuación del proyecto que inicié a comienzo de año cuando empecé a registrar diferentes incendios, y que tiene su foco central en el incendio del 9 de marzo, en la Comarca Andina. Desde el lado ambiental, lo que más estoy trabajando, es en la invasión de los pinos en la Patagonia y cómo su descontrol generó el ambiente propicio para que el cambio climático y el descuido de la gente alimenten un incendio de estas magnitudes.

 

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA