El Uruguay submarino desconocido

A 40 millas marinas de la costa, una expedición oceánica registró en fotografías de alta calidad los fondos oceánicos del país, una zona geográfica de gran importancia para la conservación marina. Imágenes de una belleza pura y reveladora.

Por Rodrigo García Píngaro, Director de Ambiente y Cambio Climático, Intendencia de Rocha.

 

 

Resulta conmovedor, saber que existen arrecifes coralinos de una diversidad poco conocida, a escasos metros de profundidad, en zonas costeras uruguayas. Nos parece poco creíble que a pocas millas (80 kilómetros) exista tal diversidad de especies de flora y fauna marina, de colores y formas que en general nos llevan a pensar que solamente puedan existir en aguas caribeñas o de alguna formación tropical a miles de kilómetros. Sin embargo, oceanógrafos e investigadores saben desde hace años que debajo del océano uruguayo se esconden tesoros de biodiversidad muy relevantes para la conservación y el equilibrio marino. Pasan desapercibidas innumerables especies únicas y sorprendentes, muchas en peligro crítico, especies de tiburones, aves e invertebrados marinos esenciales para la integridad ecológica marina.

 

Por ello, es cada vez más crucial intensificar las acciones en pro de los océanos, basadas en la ciencia y la innovación para implementar el Objetivo 14: balance, alianzas y soluciones.

 

Reafirmando la declaración titulada “Nuestros océanos, nuestro futuro: llamamiento a la acción”, es apremiante poder conocer, apropiarnos, entender y sensibilizar sobre la importancia de dicha biodiversidad submarina y la urgencia de crear Reservas Marinas, en el marco de acuerdos globales que apuntan a alcanzar el 30% de océanos efectivamente protegidos para el 2030.

 

Con este espíritu de protección es que cobró importancia una inédita expedición oceánica, impulsada a nivel sub nacional por la División de Ambiente y Cambio Climático del gobierno de Rocha, con apoyo interministerial. Se recorrieron en total casi 664 millas marinas (unos 1230 km), y fue concretada con el aval de la Comisión Interministerial de Investigación Científica Marina junto a expertos de Mission Blue (organización especializada en océanos y promoción de reservas marinas); para contribuir a la gestión del océano en “aguas jurisdiccionales rochenses”. Fueron 4 días recorriendo bajos arrecifales (zonas a menos de 20 metros de profundidad) entre las 30 y 40 millas náuticas de la zona costera (entre 60 y 80 km).

 

Buzos especializados junto al fotógrafo submarinista de Mission Blue, el reconocido Eduardo Sorensen, descendieron a explorar y registrar esos fondos oceánicos, descubriendo un país inexplorado y que dejará a muchos boquiabiertos sobre las maravillas naturales sumergidas que poseemos y desconocemos.

 
 

  

Nos honró con su presencia para el lanzamiento de la expedición el premiado Max Bello, asesor ejecutivo de la bióloga marina Sylvia Earle y del directorio de Mission Blue, miembro de Ocean Leaders, de la Universidad de Edimburgo, Escocia; llamado el “señor océanos, quien comentaba al respecto: “Un mensaje de esperanza llega a través de esta riqueza escondida, que ha quedado a la luz en ésta expedición fantástica. ¿Por qué debería interesar la importancia del mar? Porque sin él no podríamos respirar. Uruguay tiene secretos aún a explorar, es un país más extenso de lo que conocemos”.

 

Las imágenes más sorprendentes fueron obtenidas por el reconocido fotógrafo Eduardo Sorensen contratado por Mission Blue, como realizador de exploraciones submarinas junto a las principales organizaciones internacionales de océanos, con 3 libros de fotografías de alto nivel, y decenas de publicaciones en revistas y periódicos. “He explorado cientos de lugares de belleza y diversidad submarina, arrecifes coralinos diversos, y me he llevado una gran sorpresa al descubrir que esos mismos tesoros se encuentran también en los fondos uruguayos, me voy maravillado”.

 

Se contó además con el apoyo de la Comisión Uruguaya Oceanográfica CUO integrada por varios Ministerios, con la participación de observadores del SOHMA, DINARA y DINABISE, la escuela de buceo Buceando Mares representada por un instructor avanzado que acompañó al fotógrafo, la Red Uruguaya de Ongs Ambientalistas (más de 30 organizaciones afiliadas) y con la Org. Conservación de Cetáceos/Oceanosanos que lleva adelante la propuesta pionera de Reserva Marina.

 

El objetivo que nos planteamos, es que la IDR y en especial la División de Ambiente y Cambio Climático, lideren una propuesta de conservación y protección marina limítrofe con Brasil (bi-nacional), basados en medidas innovadoras y de base científica, junto a un cuerpo técnico del CURE para la implementación y gestión de nuevas Reservas Marinas, hacia el cumplimiento del 30% de ZEE protegidos.

 

La IDR puede y debe liderar Reservas Marinas que tengan carácter de jurisdicción departamental, incluyendo planes de acción y manejo para la recuperación de los ecosistemas marinos y los aspectos socio-culturales de las comunidades que dependen de ello acorde al reciente “llamado a la acción” de Naciones Unidas – Conferencia de las Naciones Unidas de 2022 para Apoyar la Implementación del Objetivo de Desarrollo Sostenible 14: “Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible”.

 

Sabíamos que el fondo oceánico de Uruguay es una zona de gran importancia para la conservación marina, pero lo que vimos en fotografías nos superó ampliamente. Nunca antes se habían registrado en el país imágenes submarinas tan reveladoras y de tal belleza. Es un antes y un después para la historia oceánica uruguaya y para la admiración de nuestra biodiversidad submarina.

 
 

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA