Guardianes del Corazón del Mundo

Un relato que se sumerge en la cosmovisión indígena y conservación de la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia. Los Kogi, Wiwa, Arhuaco y Kankuamo son los cuatro grupos indígenas de esta región que creen que ese macizo es el corazón palpitante del mundo.

Por Fiona Wilton | Gaia Foundation. 

Foto: Danilo Villafañe, gobernador del territorio indígena Kogui-Malayo-Arhuaco.

 

Para los pueblos indígenas que viven en las laderas de la Sierra Nevada de Santa Marta, en Colombia, mantener el equilibrio del mundo espiritual y ecológico es su tarea sagrada. Se llaman a sí mismos los Hermanos Mayores, los guardianes de la Tierra, y el resto de la civilización moderna son los Hermanos Menores, cuyas prácticas de explotación están destruyendo el ecosistema de la montaña y, por extensión, el resto del planeta.

 

Se trata de la montaña costera aislada más alta del mundo, un macizo de unos 17.000 km2 que se eleva desde las arenosas orillas del Caribe hasta los 5.755 m de altitud y los picos nevados. Aquí se encuentra toda la gama de zonas climáticas de la América tropical, con muchas especies endémicas en los manglares, los bosques tropicales y los páramos. El macizo es también una cuenca hidrográfica vital para la gente y el planeta, con 35 ríos que proporcionan agua dulce a las comunidades indígenas, así como a los habitantes no indígenas de los pueblos y ciudades, y extensas tierras agrícolas que ocupan las laderas más bajas.

 

La Sierra Nevada de Santa Marta es reconocida como una parte vital de un sistema natural interconectado. Con razón, los Kogi, Wiwa, Arhuaco y Kankuamo, los cuatro grupos Indígenas de esta región, creen que la Sierra es el corazón palpitante del mundo: lo que ocurre aquí ocurre en todas partes, y cuando sus ríos se secan, sus casquetes polares se derriten y sus especies endémicas desaparecen, también lo hacen las del resto del mundo.

 

«Los padres y las madres de todo lo que hay en este planeta se encuentran en la Sierra. El conocimiento y el respeto de sus reglas permiten actuar y existir. Allí reside la vida y el espíritu de todos los elementos que, cuando se unen, ensalzan el Universo. Lo vemos manifestado en el agua del mar y de los ríos, en la luna, en las estrellas, en el sol, en las plantas, en los animales y en nosotros los humanos, en el rocío de la mañana, en el arcoiris, en el trueno, en el aire, en la sangre y en nuestras ideas». (Mamo Kuncha).

 

 

Descendientes de la civilización Tayrona, los más de 50.000 indígenas siguen habitando la región de acuerdo con sus tradiciones y modos de vida que se remontan a la época precolonial. Sus líderes espirituales y tradicionales, conocidos como Mamos o Mamas, mantienen su profundo compromiso de restaurar el equilibrio de la Tierra a través de meditaciones diarias y prácticas rituales. Esta vigilancia continúa incluso cuando los hermanos menores siguen invadiendo la Sierra Nevada con la tala de árboles, la extracción de minerales, las plantaciones comerciales, los cultivos de drogas y los planes expansivos de represar ríos y construir un puerto costero.

 

El territorio ancestral está delimitado por 54 sitios naturales sagrados alrededor de la base de la montaña formando lo que se conoce simbólicamente como la Línea Negra. Cada sitio tiene una función específica y proporciona conocimientos que los Mamas utilizan para guiar el uso del territorio. Aquí se realizan ofrendas y peticiones para que todas las actividades humanas sean compatibles con la Ley del Origen (Ley Sé/Sey). Aquí también se cura a los enfermos, se resuelven los conflictos y se celebra el ciclo vital de la Tierra.

 

En 2018 se emitió un Decreto Presidencial 1500 que reconoce los espacios sagrados interconectados de la Línea Negra como definitorios del territorio ancestral de los Kogi, Arhuaco, Wiwa y Kankuamo, y su Ley de Origen, y con mecanismos de protección del territorio ancestral por su importancia espiritual, cultural y ambiental. Fue un logro largamente buscado y, sin embargo, la biodiversidad, las fuentes de agua y el carácter sagrado del Corazón de la Tierra siguen amenazados.

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA