Hacia una Economía más Humana (Economy of Francesco)

Por Ma. Victoria Pereira Flores.

 

Llevo años y años viviendo con, por y para un tema: lo ambiental. Y compréndase que entiendo por ambiental una definición tan amplia que incluye -por supuesto- al ser humano y su calidad de vida; y al humano sin referencia a tiempo ni lugar, por ende, tanto a las generaciones futuras como a las actuales en otras partes del globo, diferentes a la altitud y latitud en la que me encuentro yo.

 

Tras haber empezado esa vivencia (que con el tiempo se transformó en una gran pasión) desde una perspectiva -la jurídica-ambiental-, llegué a la conclusión de que debían de suceder ciertas situaciones para darle un giro importante hacia la acción real. Comprendí que el verdadero cambio hacia lo que denomino buenas políticas ambientales -estatales, empresariales y personales- debe venir desde “adentro”. Y, ¿a qué me refiero cuando hablo “desde adentro”? Pues nada menos que a un sentir personal, a un propósito interior, que no debe de estar impuesto porque sino no se sostiene o será una mera careta sin futuro alguno. Se trata de algo visceral, y que uno debe tratar de despertar ese sentir a los otros con el ejemplo, buscando profundizar la solidaridad, la empatía y el concebirse parte de un todo donde nada vive sin interrelación con lo otro… Y a ese sentir “desde adentro” yo le llamo un sentir espiritual que excede ampliamente lo que podría provenir de la religión, que es más armada, más cultural (humana, y por ende con todo lo que conlleva lo no tan bueno del ser humano), más reglada, más forzada, y más condicionada.

 

Y también percibí que en las formas, ese cambio debe de tener como gran y esencial instrumento a la economía, porque el mundo en el que vivimos se mueve con los números, y mientras los costos ambientales (o socio-ambientales, para que lo vislumbren mejor) sean externalidades (por ejemplo, una cementera sin estándares de emisión óptimas a costo de la salud de sus vecinos), es imposible que la ecuación económica sea equilibrada y real. Y porque, además, la economía debe de tener un cambio de rumbo: virar de la idea de que los recursos son infinitos -que no lo son-, y dejar de motivar al consumo “sin límites”, una de las falsedades más grandes que vivimos como humanidad, y una falta de ética considerablemente grande a la hora de habitar este mundo.

 

Creo con todo mi raciocinio que la economía debería de ser el instrumento, en lugar de un lobo del ser humano sujeto a la deriva de las realidades que no siempre son equitativas. Por ende, la economía debe de tener a las personas en el centro y ser más humana.

 

 

En ese sentir que llevo años descifrando en mi pensamiento y mi corazón, me cruzo de una manera muy sincronizada con el llamado del Papa Francisco en el año 2019 (www.vatican.va/content/francesco/es/letters/2019/documents/papa-francesco_20190501_giovani-imprenditori.html), invitando a un encuentro de jóvenes economistas que busquen generar una economía más humana, y con una cita en un sitio especial: Asís (el lugar donde nació aquel santo/profeta/hombre bueno que quiso acercarse a los pobres y a todo lo creado en hermandad). Trascendiendo de si se cree o no en santos, si se es católico o no, (San) Francisco de Asís existió entre 1181-1262 y generó una suerte de revolución en su época. Aún hoy sigue siendo un modelo vigente a seguir porque las cosas siguen mal (o peor, ya que la ignorancia es menor y las desigualdades mayores).

 

Así fue como en septiembre de 2022 asistí al encuentro de Economía de Francisco y pude vivir en carne propia una necesidad latente de un sector profesional mundial en un encuentro internacional donde se le pedía a los grandes y jóvenes economistas de las diversas partes del mundo que habían asistido (o que estaban expectantes desde sus orígenes) que pensaran y sobre eso ACTUARAN para generar una nueva manera de vivir y hacer la economía… una manera que aún no existe, que trasciende el comunismo y el capitalismo, que han demostrado ser cada uno en lo suyo nefastos y devastadores.

 

Los encuentros se dividieron en doce temas (aldeas) para centrar acciones en ellos (https://francescoeconomy.org/it/eof-villages/). En mi caso, participé en la aldea de “Agricultura y Justicia”, y una de las cosas que procuré realizar fue un webinario en épocas de pandemia, que versaba sobre el acceso a la justicia y el caso puntual de las comunidades indígenas de la quebrada de Humahuaca (https://www.youtube.com/watch?v=uWd3nBXmVe4).

 

¿A dónde se irá con todo esto? No lo sé, pero tengo esperanzas de que a ese llamado se sumen más y más personas, desde ateos, agnósticos, creyentes de todas las religiones, y jóvenes de espíritu (el ser joven no lo determina la edad del documento de identidad, sino la actitud de querer cambiar la realidad sin sentirse frustrado o impotente frente a las adversidades).
La semilla está plantada, de hecho, nació curiosamente con una encíclica papal en el año 2014 que versa exclusivamente sobre el cuidado de la casa común, nuestro planeta -(“Laudato Si”)-, y hay algo que determina que la realidad pide a creces un cambio de paradigma económico. Y si la intención es buena, las ganas se transforman en acciones grandes, por más que el escenario sea caótico, las puertas seguro se abren al cambio en lo tangible.

 

 

 Conocé más en
francescoeconomy.org | laudatosiactionplatform.org
Véase el discurso del Papa Francisco en Economy of Francesco (traducido al español) aquí: https://www.youtube.com/watch?v=Jyk0qrQ-8JQ

Post a Comment