#MiraMiFotoTipsTom

Foto: Germán Galeazza IG @ggaleazza

Por Tomás Thibaud.

 

Muchos fotógrafos realizamos fotografía de naturaleza, no solo por la pasión que nos despierta sino también porque tenemos un fuerte convencimiento que a través de nuestras fotografías podemos promulgar el mensaje de la conservación.

 

A ambientes sanos y biodiversos corresponderán mejores encuentros, y a mejores encuentros corresponderán mejores registros. Esto nos lleva a lograr fotografías más impactantes o con un mayor mensaje, lo que colabora en la concientización de las personas sobre la importancia de la Conservación. Lo entiendo como un círculo virtuoso que comienza con captar momentos de la naturaleza poniéndolos a disposición de la humanidad para que cada vez más gente tenga la oportunidad de conocer las bellezas que se encuentran cuando uno va detrás de ello.

 

Me cautivó el retrato logrado por Germán Galeazza (Instagram: @ggaleazza) sobre la llamativa Rana de Cristal, por lo que lo contacté para consultarle qué opina sobre la fotografía de naturaleza como herramienta para la conservación, y me respondió lo siguiente:

 

“Desde hace tiempo vemos cómo el ser humano se encuentra cada vez más desconectado y alejado de la naturaleza. Gran parte del patrimonio natural de nuestro planeta está amenazado y sólo si tomamos conciencia de ello, podremos hacer algo al respecto. La fotografía de naturaleza cumple un rol fundamental en la conservación del medio ambiente, ya que es capaz de sensibilizar, denunciar y despertar conciencia más que ningún otro medio y sin las limitaciones del idioma.
Tras mucho reflexionar y luego de haber realizado una gran cantidad de fotos en diversos ambientes, siempre buscando luces y situaciones espectaculares, entendí que la fotografía debía tratarse de algo más y no solo de conseguir una buena foto.
La fotografía de naturaleza está estrechamente vinculada con la conservación, y desde mi punto de vista, no puede existir la una sin la otra; fotografías para conservar o conservas para fotografiar. Con esta herramienta tan poderosa podemos no solo mostrar las bellezas de nuestro patrimonio natural, sino también visibilizar una problemática que afecta a diversas especies y/o al ecosistema en general, primando por sobre todo un código ético.
Hoy entiendo que los conflictos ambientales son enteramente sociales, por eso busco dotar a mis imágenes de contenido, mostrando a través de ellas la fragilidad de los ecosistemas y de los seres que los habitan; intentando así sensibilizar y concientizar a otros de que deben ser protegidos.”

 

Es harto conocido el refrán que dice: “Una foto vale más que mil palabras”. Bueno, quienes debemos validar el valor de las mil palabras, somos entonces, los fotógrafos de naturaleza que a través de nuestro trabajo mostramos al mundo en imágenes, que invitan a conservar las bellezas que nos rodean.

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA