Nico Marín: “La naturaleza nos está dando un mensaje que ya no podemos obviar”

Fotógrafo submarino devenido activista. Con 21 años, el joven argentino recorre el mundo registrando con su cámara las fotos más increíbles del océano, compartiéndolas con equipos de biólogos para reportar comportamientos de especies en peligros de extinción. Lleva adelante un mensaje de conciencia, cargado de esperanza pero sin descuidar el sentido de urgencia.

Por Verónica Tchakirian.

 

MIS FOTOGRAFÍAS ESTÁN PUBLICADAS EN LA PÁGINA OFICIAL DE NATIONAL GEOGRAPHIC!!!! El efusivo texto aparece en el último posteo de Instagram de Nico Marin si uno lo mira hoy (10 de octubre de 2021). Sus palabras, resaltadas con signos de exclamación aparecen debajo de dos fotos reposteadas de la página oficial de National Geographic en las cuales se ven sendos pulpos en su hábitat natural y que la revista publica en el marco del día nacional de esta especie.

 

Nicolás Marin, un chico argentino de 22 años que ya tiene fotos publicadas en varios medios reconocidos; se presenta como fotógrafo submarino, pero aclara que no le gusta encasillarse y dice ser muchísimas cosas más. Sobre todo, él es Nico y esto lo repite muchas veces a la largo de la entrevista que le hicimos días pasados.
De la generación de Greta Thunberg, Nicolás comenzó a consumir información sobre el planeta y a preocuparse cada vez más. Empezó a ir a marchas, a manifestaciones, a hacer posteos en redes sociales. Luego incursionó en la fotografía y realización de videos, más tarde hizo cursos de marketing y profesionalizó esos contenidos, y antes de darse cuenta ya era un referente joven dentro del activismo.

 

Lo encontramos en Buenos Aires, recién llegado de Aruba, donde estuvo varado 3 meses y charlamos con él.

 

 
 

 ¿A qué te estás dedicando en este tiempo?

 

Me dedico a ser Nico por estos días. Yo soy fotógrafo submarino, pero también soy activista, trabajo con biólogos, hago ediciones. Hace 7 días arribé y me llegan muchos mails. Me invitaron a Puerto Madryn a fotografiar a las ballenas, a Mar del Plata a hacer una limpieza de playa para una marca. Me dejo sorprender en el día a día por lo que va surgiendo y voy eligiendo los rumbos. A cada lugar que voy, abro puertas que luego me permitirán volver.

 

 Contame de esos mails que recibís…

 

Los mails son una caja de sorpresas: desde mails de National Geographic o una invitación para un reality en Nueva Zelanda de Discovery Channel para subir a un barco con personas de otros países y nadar con tiburones.

 
 

¿El tiburón es un animal muy especial en tu vida que te marcó gracias a una foto?

 

Sí, es el resultado del esfuerzo y uno de los escalones de los últimos tiempos. Luego de que decidí dejar el tenis como actividad que se perfilaba para ser a lo que me iba a dedicar profesionalmente, me fui a México y obtuve sponsors. Ahí fue que llegó esa foto. Luego de eso crecí mucho en redes sociales, y llegaron muchísimas oportunidades; la verdad que sí… fue un hito muy importante.

 


 

La foto a la cual se refiere es la de un tiburón ballena. ¿Cómo la registró? Un día que estaba buceando en el Mar Caribe y el imponente animal apareció de repente. Atónito, Nico simplemente se quedó observándolo hasta que volvió a su eje y comenzó a sacarle fotos. Y ahí las cosas realmente se volvieron “interesantes”. Empezó a sentir cómo estaba siendo succionado por el pez, cuya boca puede medir ¡hasta dos metros! No era que quería comerlo, ya que no comen carne. Es la forma en la que se alimentan de plancton y Nico lo sabía. Llegó incluso a recordar la historia de un buzo que fue tragado entero y luego escupido por un tiburón ballena. Finalmente, interpretó que la “bestia” lo vió y lo esquivó y al irse, casi lo roza con su aleta. Así nació su foto favorita.

 

 
 

En tu perspectiva, ¿está generándose conciencia alrededor del cuidado del planeta?

 

Siento que se están dando cambios estructurales grandes, y a nivel individual también.Pero, las grandes industrias siguen arrasando, apoyadas por un sistema que está conformado por el billete, que es lo que mueve. Pero no tenemos que perder de vista que lo que nos da alimento, nos da vida, es la tierra, el océano. Nos dan absolutamente todo. Pero, ¿a costa de qué? Eso nos tenemos que cuestionar. ¿A costa de qué vamos a seguir yendo en busca de eso que supuestamente es la felicidad? ¿De arruinar nuestro mundo para las futuras generaciones y también para nosotros? Tengo una mirada esperanzadora pero también hay que ver con ojos de emergencia para poder estar a la altura de las circunstancias. Cuidar para conocer. Uno no cuida lo que no conoce.

 

 ¿Cómo ves el futuro?

 

El mundo parecería que se está convirtiendo en “más verde “ a razón de la tracción de las empresas que están realizando cambios; pero no creo que eso nos vaya a salvar del colapso. La forma que nos puede salvar es la creación de unión colectiva, transformar nuestros hábitos y manera de vivir. Hoy en día estamos viviendo como si tuviéramos 5 planetas más de reposición. Como si fuera un celular al que le cambiamos la batería y empieza de cero. La naturaleza nos está dando un mensaje que ya no podemos obviar. Nos está hablando…

 

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA