Personas reales, en lugares que inspiran

Lares es una organización de viajes que combina la pasión por lo local, el encuentro, los fuegos de la cocina y la naturaleza. Y Paola Perelli, la emprendedora detrás de la magia.

 

“Realmente, es muy útil viajar, si querés conocer cosas nuevas”, decía el autor de la Vuelta al mundo en 80 días, Julio Verne, quien se animaba con su imaginación a proclamar rutas que ni los mejores pilotos habían podido concretar. Con el tiempo las “vueltas” de Verne se volvieron realidad. El avance de la tecnología y la globalización, han hecho que en tan solo horas se pudiese llegar a cruzar océanos.

 

Sin embargo, el año pasado y el cierre de fronteras producto de la pandemia, ha imposibilitado los viajes de largas distancias, e incluso durante meses lo máximo que se pudo hacer fue “dar la vuelta a la manzana”.

 

Con el pasar de los meses, las limitaciones fueron disminuyendo, pero los viajeros ya no buscan lo mismo. Palabras como “aire libre”, “aventura” se escuchan a la hora de emprender las vacaciones. Alejarse de las pantallas, para realmente desconectar y conectar con uno y con lo que importa: la naturaleza. Viajeros más conscientes, más responsables de su ecosistema y de su sociedad, dispuestos a conocer sus propios países y sus regiones.

 

Aunque pareciera algo nuevo, Paola Perelli, dueña de la agencia de turismo Lares, hace más de dos décadas promueve viajes grupales alrededor de Uruguay que pueden realizarse a caballo, en bici o remando. La agencia Lares crea experiencias turísticas que fusionan copas de vino, arte, gastronomía, naturaleza y cultura. Porque para Paola, un verdadero viaje es mucho más que simplemente marcar lugares en una lista. “Es lograr una conexión auténtica e íntima con el medio ambiente, la gente y la cultura”.

 

¿Creaste un concepto nuevo de las agencias de viaje?
Quería recorrer Uruguay. Me apasionaba descubrir mi país y lo que teníamos para ofrecer. Lares es distinto. No son solo viajes, son experiencias. Mi otra pasión son los animales y en particular los caballos.

 

¿Te animaste a juntar ambas pasiones?
Exacto, no demoré en funcionar lo que amo. Empecé a ofrecer cabalgatas en Uruguay. Pero, como yo quería que la gente descubriera el país a caballo, tenían que ser largas. Recuerdo que la primera salida que logramos confirmar fue en 2003. Eran unos diez ingleses que vinieron ocho días a montar a Florida y a Rocha. ¡Fue alucinante! La gente se fue feliz. Desde ese día, siempre ofrecimos este producto. Ya llevamos 17 años consecutivos.

 

¿Qué diferencia un viaje de Lares con otro tipo de descanso vacacional?
Como siempre digo: “Son personas reales en lugares que inspiran”. Con los años, me mudé a La Barra en Maldonado, con mi marido, quien en ese momento se vino de Argentina. Así que juntos desarrollamos muchas más propuestas: travesías en bicicleta, caminatas, remo por lagunas y arroyos, encuentros para compartir pasión, cultura y tradiciones.

 

¿Cómo se sumaron las experiencias culinarias?
A mi marido le encanta cocinar: curados, chacinados y quesos con productos locales. Así que también lo sumamos a la propuesta. Ofrecemos una colección inspiradora de experiencias cuidadosamente curadas por anfitriones locales.

 

¿Se vieron afectados por la pandemia?
Al encontrarnos con las fronteras cerradas, y por ende sin los clientes que siempre habíamos atendido, comenzamos a trabajar en otros proyectos. No nos gusta quedarnos muy quietos. Junto a mi amiga entrañable, Rocio Mace, empezamos a investigar y desarrollar el área de terapias asistidas por caballos y las cabalgatas conscientes. Eso también nos llevó al trabajo con niños (y adultos también) y la relación que estos establecen con la naturaleza y con ellos mismos.

 

Los viajeros actuales son más conscientes del impacto de sus acciones y su consumo. ¿Cómo definís el turismo sustentable?
Para mi el turismo sustentable es el que busca minimizar el impacto sobre el medio ambiente y la cultura local. Pero, también contribuye a generar ingresos y empleo localmente. Todo lo que hacemos nosotros apunta a esto. Trabajamos con restaurantes locales, guías locales, alojamientos que en su mayoría son de propietarios que viven localmente o emplean localmente.

¿Dónde te gustaría ser turista?
Mi viaje ideal es el que combina naturaleza con alguna experiencia activa (caminata, caballos, bici), gastronomía local y conocer la cultura y a la gente del lugar. Tiempo para bajar un cambio, para conocer de verdad el destino, hacer lo que hace la gente que vive allá, que me permita explorar. Si puedo encontrar algún rincón medio remoto, mejor aún.

 

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA