Salvando las olas

El Programa Uruguayo de Reserva de Surf (PURS), es una herramienta de gestión socioambiental, que tiene el potencial de movilizar a la comunidad costera para trabajar en la valorización y protección de los ecosistemas de olas, desde Montevideo hasta Rocha.

Por Ian Ruiz.

 

 

En 2019, un grupo de amigos -expertos ambientales y apasionados por el mar-, se reunió en el balneario Playa Verde para intercambiar sobre la protección del ecosistema costero-marino. Fue en ese encuentro que reconocieron un nuevo problema socio-ambiental: la pérdida de olas icónicas. Pero, ¿por qué representa una problemática? Porque que poseen grandes valores ambientales, socio-culturales y económicos para las comunidades costeras. Ante este escenario fue que nació el Programa Uruguayo de Reservas de Surf (en adelante, PURS), inspirado en el Programa Brasileño de Reservas de Surf y el programa de Reservas Mundiales de Surf de Save The Waves Coalition (StW).

 

Desde entonces, el programa, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Ambiente y de StW, ha puesto en agenda política la importancia de proteger las olas y sus zonas circundantes, bajo el concepto de “ecosistemas de surf”. El mismo se define como “la interfaz tierra-mar que crea las condiciones para que existan rompientes de olas que pueden utilizarse para el uso recreativo y para la práctica deportiva, y donde se desarrollen la flora, la fauna y las comunidades humanas que dependen de ellas”.

 

Los 670km de territorio costero de Uruguay son ejemplo de la creación de reservas nacionales, como herramienta para optimizar en gran medida los procesos de gestión costera, asegurando así que los pobladores de las comunidades y surfistas locales continúen disfrutando de los beneficios ecosistémicos que proporcionan las playas, al tiempo que los surfistas visitantes pueden frecuentar la región, apoyando las economías locales y los esfuerzos de conservación, potenciando la economía azul uruguaya.

 

En el país, Piriápolis y Solís Grande, han sido los primeros municipios en declarar de interés sus ecosistemas de olas a ser protegidos como reservas de surf. Este deporte se entiende como un vehículo proactivo para la conservación costera a largo plazo, la promoción de políticas sociales, y de turismo sostenible.

 
 

 

Salvando las olas en la Conferencia de los Océanos

 

La Conferencia de los Océanos de la ONU, celebrada en Lisboa, Portugal del 27 de junio al 1 de julio de 2022, también abordó la protección de las olas. El Programa Uruguayo de Reservas de Surf se hizo presente en el evento titulado «Redes de áreas protegidas de surf: un enfoque innovador para proteger los ecosistemas costeros, aprovechando el poder del surf en la economía azul».

 

La instancia generó una oportunidad para intercambios entre las comunidades y gobiernos costeros de Uruguay y de Portugal, alrededor de este nuevo enfoque para la conservación marina y costera que combina la protección legal de los ecosistemas con el desarrollo comunitario sostenible. La experiencia de Portugal es sumamente relevante, al contar, entre otras iniciativas, con la Reserva de Surf de Ericeira, la primera constituida en Europa y la segunda del mundo, después de Malibu, en Califórnia.

 

Es necesario trabajar para que estas reservas sirvan para preservar las rompientes de las olas y sus áreas circundantes mediante el reconocimiento y la protección de atributos ambientales, culturales y económicos clave en las comunidades costeras contra amenazas locales específicas.

 
 

Post a Comment

#SEGUINOS @SEA